top of page

América Latina en ebullición: Entrevista con Giro Latino

Actualizado: 23 nov 2023



El Foro Social Mundial de la Salud y Seguridad Social conversa con Giro Latino, una plataforma multimedia que trae noticias y curiosidades sobre los países de América Latina a través de boletines, videos, reportajes y posts en redes sociales, sobre los rumbos de la democracia en la región, los efectos de la pandemia de COVID-19 y cómo encaja Brasil en el contexto latinoamericano.


1) Es con gran satisfacción que el Foro Social Mundial sobre Salud y Seguridad Social acoge el Giro Latino para discutir la situación hemisférica. El Foro agradece mucho la disponibilidad y el interés de diálogo del Giro. Para empezar: ante la miríada de crisis políticas en curso y una emergencia sanitaria cuyo final parece no llegar nunca, ¿cómo se podría describir la situación sociopolítica actual en América Latina?

Vivimos en una fase de transición en la que viejas y nuevas fuerzas compiten por el espacio, y esto genera algunas contradicciones. En Argentina, el kirchnerismo lucha por mantenerse en el poder a pesar de los enfrentamientos internos, los problemas económicos y el surgimiento de una nueva derecha, el ultraconservadurismo de Javier Milei, el “Bolsonaro argentino”. En Chile se temía que pudiera darse un giro aún peor hacia el extremismo con la posible presidencia de José Antonio Kast, hijo de un nazi, pero el país optó por seguir el camino del progresismo sugerido por la nueva Constiunte y eligió al izquierdista Gabriel Boric. . Perú vivió una de las elecciones más inciertas de los últimos tiempos: entre los 12 posibles candidatos, la contienda final recayó en Keiko Fujimori, heredera política de un ex dictador convicto, y Pedro Castillo, ex dirigente sindical de izquierda que defendía posiciones muy conservadoras y mantuvieron alianzas cuestionables. Desde que Castillo asumió la presidencia ha habido una escisión en el partido, cambios repentinos en varios ministerios y todo indica que debe correr la misma suerte que los presidentes anteriores: ser destituido del cargo a mitad de mandato. Apenas podemos respirar y se avecina una nueva crisis política.


2) Varios países latinoamericanos, en particular Venezuela, Nicaragua y El Salvador, están experimentando un cambio autocrático en sus instituciones políticas. ¿Es posible observar un patrón en esta tendencia, dada la disparidad político-ideológica entre los gobernantes de Venezuela y el régimen conservador establecido en El Salvador? ¿O son estas crisis democráticas un reflejo de procesos singularmente domésticos y localizados?

Indudablemente existe esta tendencia, pero existen diferentes puntos de ebullición en ollas que ya estaban hirviendo. En Venezuela, el gobierno de Nicolás Maduro se apoya en la memoria del chavismo, el militarismo y los beneficios repartidos a grupos privilegiados (llamados enchufados) para obtener el apoyo de la población. La oposición es incapaz de publicar nombres que le hagan frente a la oficialidad (la presidencia imaginaria de Juan Guaidó se ha derretido) y promover fallidos intentos de golpe de Estado que solo alimentan la narrativa de “conspiración yanqui” advertida por el gobierno de Maduro. En Nicaragua también se habla de una conspiración encabezada por Estados Unidos, pero el gobierno de Daniel Ortega utilizó este argumento para encarcelar a todos los demás candidatos de la oposición con posibilidades de derrotarlo. Sumando todas las veces que ha ocupado el máximo cargo del país, Ortega ya lleva 25 años en el poder y va por otro quinquenio. Nadie vivo y activo en la región se acerca a esa marca: el último fue Fidel Castro en Cuba. El salvadoreño Nayib Bukele, en cambio, pertenece a otra escuela: llegó al poder vendiendo la renovación neoliberal y combatiendo al crimen organizado. Su buena conducta en el primer año de la pandemia le valió un apoyo masivo de la población. Esto le permitió tomar las riendas del Congreso (antes incluso amenazaba a los congresistas con la presencia de militares) y sacar nombres de la Corte Suprema a su antojo. Bukele gobierna a través de las redes sociales y comanda un sofisticado aparato de espionaje y persecución de periodistas. Ahora se peleó con el FMI por la adopción de Bitcoin como moneda oficial. Es un autoritarismo millenial el que impera en El Salvador.


3) ¿Existe una salida pacífica y negociada a la crisis humanitaria, migratoria, económica y política que vive Venezuela? En el pasado reciente, incluso la opción militar fue planteada por el Pentágono bajo el mando de Donald Trump.

Nada que sea fácil oa corto plazo. Hay muchos puntos que deben resolverse entre el gobierno y la oposición. Desde el año pasado, ha habido algunas negociaciones en México que han dado buenas señales de progreso en asuntos internos, pero el principal punto muerto sigue siendo la interferencia de Estados Unidos, que ninguna de las partes puede controlar. No se trata solo de las sanciones económicas impuestas por Washington: el gobierno puso fin a principios de este año a la tercera ronda de negociaciones por la extradición del empresario colombiano Aleex Saab de Cabo Verde a EE.UU., acusado de lavado de dinero y señalado como el principal operador financiero de la misma. el gobierno de Maduro. Si alguien conoce los secretos del presidente venezolano, es Saab. Además, como guinda del pastel, hubo un fallido intento de golpe de estado por parte de mercenarios estadounidenses en 2020. Algunos de ellos, veteranos de guerras en el Medio Oriente, siguen presos en Venezuela.


4) Los organismos multilaterales regionales, como la Organización de los Estados Americanos (OEA) y el propio MERCOSUR, parecen incapaces de promover acciones que impidan tales escaladas autoritarias -los observadores independientes asociados a la OEA, por ejemplo, no pudieron monitorear las elecciones presidenciales en Nicaragua en el finales de 2021. ¿Cuál es la razón subyacente de la falta de promoción de la democracia en el hemisferio? ¿El hecho de que Estados Unidos vivió cuatro años bajo la presidencia de Trump contribuyó a tales reveses democráticos?

Ambas entidades atraviesan momentos de gran desgaste. La OEA fue la responsable de crear una tesis falaz de fraude electoral en Bolivia que terminó proporcionando municiones para el golpe de Estado contra Evo Morales en 2019. Posteriormente, la suposición de fraude electoral fue desmentida por investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). El secretario general de la OEA, Luis Almagro, sigue siendo criticado por su participación en esta trama antidemocrática. En el caso del Mercosur, el problema es la falta de unidad entre los miembros: Brasil pelea con Argentina, que pelea con Uruguay, que quiere hacer acuerdos comerciales con China fuera del bloque. Las naciones sudamericanas ya no tienen ese sentido de colectividad de décadas pasadas, ya sea por desacuerdos políticos o económicos.

El papel de Trump en todo esto fue dirigir los debates internos de los países con influencia directa o indirecta en los movimientos ultraconservadores, como el bolsonarismo en Brasil. Las agendas defendidas por Trump se convirtieron en las agendas defendidas por la extrema derecha latinoamericana. Además, su discurso antiinmigración no ha hecho más que empeorar el problema de la crisis migratoria en Centroamérica y México, corredores de caravanas de extranjeros que intentan cruzar la frontera de Estados Unidos.


5) Incluso en países donde la democracia se mantiene más o menos resistente, parece haber cierta tendencia al populismo político y al desdén por las instituciones de representación indirecta, como en el caso del México de López Obrador. ¿Tiene sentido decir que la democracia y el estado de derecho aún no están definitivamente consolidados en América Latina? ¿Esta realidad también se aplica a Brasil bajo Bolsonaro?

La democracia está en crisis en todo el mundo, no sólo en América Latina. La diferencia es que aquí la consolidación de este régimen político es aún un hecho reciente y sujeto a varias injerencias internas y externas. Las naciones latinoamericanas ya tienen bastantes problemas que resolver por sí mismas, pero aún deben enfrentar los mismos fenómenos antidemocráticos que las naciones desarrolladas, como las fake news, el surgimiento de una nueva extrema derecha, las campañas antiinmigración, las luchas entre países. . . La estructura y preparación para hacer frente a estos ataques es muy diferente.

La elección del izquierdista Andrés Manuel López Obrador se vio inicialmente como un paso adelante. Recientemente, el México de AMLO ofreció recibir refugiados afganos, ayudó a mediar en el conflicto venezolano y sugirió la creación de un nuevo bloque latinoamericano en la línea de la Unión Europea. Es uno de los pocos países de la región que ha hecho esfuerzos a favor de la diplomacia. Por otro lado, lo que marca la imagen pública de AMLO hasta el momento es su actitud frente a la pandemia (se negó a usar cubrebocas y redujo la gravedad del problema), su impotencia ante las masacres promovidas por los cárteles de la droga, además de las consultas populares que intentan jugarle a la multitud la apertura de procesos judiciales contra ex presidentes o incluso definir si él mismo permanece o no en el cargo – y entonces quizás se le pueda llamar populista. Pero esto ni se acerca al caso del gobierno de Bolsonaro, que creó un presupuesto paralelo en el Congreso para mantenerse en el poder, apuesta por el desmantelamiento de los órganos de inspección e investigación en el país, ataca a grupos minoritarios, pasa el rebaño en la Amazonía y adopta un tono beligerante y lunático en política exterior.


6) ¿Qué significa la elección de Gabriel Boric en Chile? ¿La promulgación de un nuevo texto constitucional en el país –considerando el trabajo que actualmente se realiza en la respectiva Asamblea Constituyente– podrá superar definitivamente los legados del período de Pinochet? ¿Es señal de una posible nueva “ola rosa” en el continente, esta vez con nuevos liderazgos políticos y una renovada apuesta por el Estado del Bienestar?

Todavía es pronto para saber qué vendrá del mandato bórico, pero ciertamente fue un mensaje de la población al neoliberalismo chileno. Los avances en políticas sociales deben ir de la mano de la redacción de la nueva Asamblea Constituyente y allanar el camino a esta nueva izquierda emergente. A questão agora é aprovar as reformas: Boric defendeu o aumento de impostos sobre os mais ricos e as grandes empresas, o fim do atual modelo previdenciário, mudanças no sistema de saúde e a reforma policial dos Carabineros, responsáveis pela truculência estatal contra as mobilizações dos últimos años. Hay enormes desafíos por delante y se necesitará mucho ingenio para lidiar con la oposición. No se puede olvidar que José Antonio Kast, partidario de Bolsonaro y Augusto Pinochet, obtuvo el 44% de los votos en la segunda vuelta chilena. Así que tal vez no sea solo una nueva ola rosa, sino una pororoca que llega con las aguas del ultraconservadurismo latinoamericano.


7) América Latina fue una de las regiones del mundo con mayor mortalidad por COVID-19. ¿A qué se deben los efectos devastadores de la pandemia en América Latina? ¿Es posible atribuirlos a sistemas de seguridad social débiles, gobiernos ineptos o una combinación de ambos?

Es una mezcla de varios factores y cada lugar tenía sus particularidades. Ecuador fue uno de los primeros países de la región en experimentar un colapso en 2020: aunque el gobierno actuó rápidamente y decretó medidas de aislamiento, no pudo mantener a las personas en sus casas, quienes tuvieron que seguir trabajando en las calles para asegurar su sustento. . Sin un plan de ayuda económica y con hospitales y morgues superpoblados, la gente yacía en las calles de Guayaquil. Chile y Uruguay respondieron rápidamente al aumento de casos, rastrearon los contagios y lograron controlar la enfermedad durante mucho tiempo. Pero, sin vacuna y con reaperturas torpes, también hubo explosiones de casos y muertes. En Brasil, en cambio, tenemos un sistema de salud como pocos en el mundo, pero la enorme capilaridad de ese sistema también exige una gestión responsable, que tome las medidas necesarias para controlar la pandemia, y ocurrió todo lo contrario. Bajo el gobierno de Bolsonaro, más de 630.000 personas murieron a causa del covid-19, en gran parte por las actitudes negacionistas del presidente.


8) A pesar de los problemas comunes y la altísima exposición al virus, existen asimetrías intensas entre las distintas regiones de América Latina. ¿Cómo explicarlos, ante el enfrentamiento a la pandemia y el acceso a las vacunas contra el COVID-19? A modo de ejemplo, ni siquiera el 1% de la población de Haití ha completado el ciclo de vacunación, mientras que en Brasil ya hay una parte considerable de la población con dosis de refuerzo aplicadas. ¿Falta coordinación regional para un abordaje común de la crisis sanitaria?

La pandemia ha abierto el problema del acceso a insumos médicos en países subdesarrollados. Incluso antes de la vacuna, había una gran disputa entre los gobiernos para obtener respiradores, pruebas de covid, equipo de protección personal, camas de UCI. Quien tenía dinero y poder de negociación salía ganando. Cuando empezamos a hablar del acceso a las vacunas, el problema se repitió: casi no había lugar donde quedaran las inmunizaciones, y la colaboración regional terminó siendo más puntual. Todavía hay una gran cantidad de factores logísticos y de almacenamiento que deben tenerse en cuenta. Los países con menos recursos pueden incluso recibir donaciones de dosis o realizar compras a través de consorcios, como Covax, pero si no cuentan con la estructura mínima para conservar, distribuir y monitorear las dosis aplicadas, es muy difícil que superen la pandemia. Y si esa nación es la misma nación que, en menos de un año, tuvo al presidente asesinado, un nuevo terremoto, un huracán y calles controladas por pandillas, las perspectivas son aún peores.


9) La ocurrencia de eventos climáticos extremos en el planeta es cada vez mayor. Esta lógica se aplica a la región: se registran niveles anormales de lluvia en algunos estados de Brasil al mismo tiempo que una ola de calor histórica golpea a Argentina. Los países latinoamericanos no parecen preparados para enfrentar los efectos que invariablemente se derivarán de la emergencia climática. ¿Cómo aumentar la resiliencia latinoamericana ante tales eventos?

Los impactos de la crisis climática en la región se agravan visiblemente. Hay incendios históricos en la Amazonía, el Pantanal y la Patagonia. Es una sequía récord en el río Paraguay. Nubes de langostas e invasión de escarabajos en Argentina. Temporadas de huracanes en el Caribe. Todo esto está conectado. Pero no hay planes de protección contra catástrofes, solo proyectos de reconstrucción y reducción de daños después de que el caos ya está en marcha. El trabajo de las Organizaciones No Gubernamentales que monitorean las amenazas al medio ambiente no será suficiente sin el apoyo del gobierno. Eventualmente, llegará un momento en que los problemas ambientales de un país repercutirán directamente en sus vecinos, y entonces quizás haya presión regional en torno al tema (como ocurre actualmente con la crisis migratoria). Esperemos que estas soluciones conjuntas no lleguen demasiado tarde.


10) Aún frente a tantos desafíos compartidos con sus vecinos, la acción diplomática brasileña no ha dado prioridad a América Latina. ¿Qué papel debe jugar Brasil en la superación de las crisis hemisféricas, sean las venideras, como la emergencia climática, o las actuales, en el caso del citado derrocamiento democrático?

Brasil es casi un continente dentro de un continente. No hay perspectiva de solución a las grandes crisis latinoamericanas sin la participación activa del país más grande de la región. Mercosur, por ejemplo, está en un callejón sin salida debido a la falta de interés del lado brasileño. La ola migratoria venezolana se ve primero desde la perspectiva de la seguridad pública, no se prioriza la recepción humanitaria de refugiados. La representación diplomática de Ernesto Araújo fue el colmo de la incompetencia para construir alianzas y ser tomada en serio. Mientras Brasil esté gobernado por figuras a las que les importan un carajo las relaciones regionales, toda América Latina sale perdiendo.


¿Quieres seguir el Giro?

Instagram y Twitter: @girolatino

7 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page